Otra Navidad

Enlace permanente Correo al autor Reportar al webmaster

Este estudio SE HA HECHO CON EL EGOISTA PROPOSITO DE POLEMIZAR Y DESASNAR. En este pequeño texto encontraras algunos datos sobre las coincidencias en las fechas cerca del 24 y 25 de Diciembre alrededor de varias partes del mundo. Nuevamente; Y dice así…

La Navidad proviene de la antigua costumbre babilónica, y que roma en su constante y puto afán de sincretismo religioso la trasladó como fiesta cristiana. ¿Por qué los evangélicos se han sometido a esta costumbre católico romana, hablando el mismo idioma y levantando la misma consigna ecuménica?
Bueno, aquí te lo explico, para que lo entiendas bien…

En primer lugar, debes entender, si, ENTENDER Y ACEPTAR!!!! Que la Navidad no tiene su origen en el cristianismo, sino más bien en el paganismo de Babilonia aproximadamente 2 600 años a.C.


La historia relata que en aquel entonces existía una reina llamada SEMIRAMIS en cuyo vientre crecía su hijo TAMUZ, que según aquella religión, habría concebido virginalmente. Te recuerda a alguna historia? Seguro que si.

BABILONIA, ROMA Y LA NAVIDAD

No cabe duda que el paganismo de Babilonia trascendió las fronteras, asentándose con mucha fuerza en el politeísmo del imperio romano. Es ahí, donde se celebraba el día 25 de diciembre como “El festival de invierno” , en conmemoración del alumbramiento de TAMUZ, (Saturno para los romanos) el dios sol encarnado.
Esta festividad iba acompañada de orgías, desenfrenos y una gran inclinación hacia el valor de la amistad, lo cual se demostraba con intercambio de regalos y presentes para aquella fecha. También surgió la costumbre de adornar las puertas de cada casa, con coronas de flores y hojas verdes y por cierto la práctica de adornar un árbol con frutas y decorativos alusivos al dios sol.
Esta era la fecha del solsticio de invierno y el centro de todo, era recordar y celebrar el nacimiento de la divinidad solar cuya concepción se había realizado en la virgen matriz de la reina del cielo.

La Biblia Dice: “Destruiréis enteramente todos los lugares donde las naciones que vosotros heredaréis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso”
Deuteronomio 12:2


La importancia de la fertilidad representada en la firmeza y erección de los troncos de los árboles, era una característica de todas las culturas paganas que la historia registra. Dios (Según todas las Biblias) siempre abominó el adorno y la adoración del árbol.

¿Si nos apegamos a lo que la Biblia dice, será agradable a Dios este árbol dentro de nuestros hogares y locales de reunión?

En la fiesta de Saturno del 25 de Diciembre de cada año, los romanos adornaban los árboles con bolas de colores y frutas, representando la fertilidad y el tributo al dios sol.

Leer: (Deuteronomio 12:2, 1Reyes 14:23, 2Reyes 16:4, 17:10, Ezequiel 6:13)

También acostumbraban a identificar sus casas con coronas de flores y hojas verdes colgadas en las puertas.

EL SINCRETISMO CATOLICO ROMANO

Más tarde, cuando fue establecido el catolicismo romano bajo las falsas pretensiones religiosas de Constantino, aproximadamente por el año 325 d. C. toda la mezcla del paganismo babilónico y romano, fue introducido deliberadamente al cristianismo. La antigua Semiramis (Venus, Osiris, etc.) pasó a llamarse “virgen María” y a la encarnación del dios sol Tamuz (Baal, Moloc, etc.) se le llamó “Jesús”.


El festival del solsticio de invierno celebrado el 25 de diciembre de cada año, pasó a ser la fecha oficial del nacimiento de Jesús y la antigua costumbre de la entrega de regalos y presentes, fue acomodada en función de la experiencia que tuvieron los magos al visitar al niño Jesús, entregándole “regalos”. El antiguo árbol que la religión de Babilonia adornaba en celebración del nacimiento de Tamuz, pasó a llamarse “el árbol de Navidad”.

¿COINCIDENCIA O MISTERIOSA TRASCENDENCIA? Uhmm, piensa y luego habla.

SOBRE EL ORIGEN PAGANO DE LA NAVIDAD

En un estatuto adoptado en 1660 (Bahía de Massachussets, Nueva Inglaterra) se había prohibido la celebración de las Navidades por considerarlas inapropiadas para los cristianos debido a su origen pagano. De esto se desprende que en muchas costumbres y fiestas populares podemos encontrar restos fósiles de antiguos rituales en honor a los dioses. Claro que en su mayoría se pierden en la inmensidad del oscuro pasado de las creencias humanas; de hecho, lo mismo ocurre con la celebración del natalicio de Cristo. Por lo tanto, en este texto voy a tratar de explicarte así sencillito, qué fue lo que ocurrió en el comienzo de los tiempos.

EL PROBLEMA DE LAS FECHAS

Siempre se nos ha dicho (Hemos sido educados por imbeciles tradicionalistas que prefieren lamer el culo a otros, antes de pensar por si mismos) que Jesús nació el 25 de diciembre. Pero lo cierto es que un serio repaso por la cronología antigua nos revela que no es tan claro este asunto.

En el Nuevo Testamento no se menciona la fecha, porque entre las costumbres hebreas no estaba la de celebrar cumpleaños, herencia que recibiera la primera comunidad cristiana compuesta en su mayoría por judíos. No obstante, se puede acceder a una hipótesis que podría acercamos a una fecha aproximada. Siendo que Jesús nació antes de la muerte de Herodes el grande, la fecha en cuestión se podría ubicar para el año III AC. Lógicamente, el tiempo de la muerte de Herodes es un tema muy discutido por los historiadores. Pero la fecha propuesta se deduce teniendo el apoyo de dos métodos cronológicos fundamentales: la datación consular y la datación astronómica, ya que un eclipse lunar tuvo lugar para esa fecha.

Ya para los siglos II-III, durante el período preniceno, en los siglos anteriores al Concilio de Nicea, comenzaron a aparecer los primeros elementos paganos en el cristianismo. San Telesforo (siglo II) desarrolló la idea de celebrar el cumpleaños de Cristo. Durante los siglos posteriores, se barajaron diferentes fechas.

Clemente de Alejandría había calculado su nacimiento para el 18 o 19 de abril o 29 de mayo. Un dato interesante es el que se publicó en el año 243 DC, bajo el titulo "DE PASCHA COMPUTUS" escrito probablemente en África. Este libro afirma que "Jesús nació el 28 de Marzo". La declaración estaba basada en el siguiente cálculo: Cuando Dios creó el mundo lo hizo en siete días; en el primero dividió a luz de las tinieblas y como El es perfecto la división debió ser proporcionalmente igual, es decir para el equinoccio del 25 de marzo (calendario romano). Según dice la Biblia en Malaquías 4:2, Cristo es "El sol de justicia" (aludiendo a una profecía mesiánica) y como Dios creó el sol al tercer día, Cristo debió nacer tres días después del 25 o sea el 28 de marzo.

Ya para el siglo IV se establece por un lado el 6 de enero para Oriente, que según Clemente corresponde con la Epifanía o bautismo de Cristo; y por el otro, el 25 de diciembre para Occidente.

Para entender el porqué de la elección de esta fecha, vamos a tener que remitimos al alba de la civilización, ya que la mayoría de los dioses antiguos renacían para el final de diciembre. Dioses como Horus, Mitra, Dionisio, Adonis, Tamuz o Durnuzi.

EL ENIGMA DEL DECIMO MES

Desde lo antiguo se asocia el nacimiento de las divinidades solares para el décimo mes (diciembre en el calendario romano). En el hemisferio norte, para un observador ubicado en el punto céntrico mesopotámico, se ve como el sol, desde que sale en el extremo sur oriental, recorre una línea oblicua ascendente en dirección a Europa. Se detiene en el extremo norte del continente, para luego descender en dirección sur occidental.

Aquí ocurre el solsticio de invierno. La creencia más generalizada era que, al ser la noche del 24 al 25 de diciembre la más larga y a partir de allí los períodos diurnos más extensos, se favorecía el crecimiento de la vegetación.

Pero existe una relación mucho más antigua relacionada con la muerte y renacimiento de las divinidades solares en el décimo mes. Esto se relaciona con las hierofanías lunares. En Sumer, la Luna era la deidad principal masculina asociada con la región de los muertos; o de las zonas infernales, el dios Sin. Los árabes festejaban desde remotas épocas el nacimiento de la luna para el mes de Tebet (mes lunar caldeo, décimo mes) cuya etimología significa "hundirse o penetrar en las profundidades". Era el tiempo anual en el que el dios Dumuzi moría y quedaba atrapado en las regiones inferiores. Su amante, la diosa Inanna, descendía para recuperarlo y lograba su renacimiento. Dumuzi corresponde con Tamuz, "el lamentado"; con Adonis en Siria; con Dionisio en Grecia; con Horus en el Egipto Antiguo (ya que su nacimiento se fecha para el final del mes de Mechir, diciembre); y con Mitra en Persia.

Si bien el Oriente próximo fue la cuna del simbolismo del décimo mes, la herencia cultural que recibimos en Occidente se la debemos a tres afluentes que convergen en el Imperio Romano: las fiestas de Saturno, la religión de Mitra, y el culto solar de los pueblos nórdicos europeos.

Chapa la segunda parte...!!

Documento originalmente publicado en whitepuma.net en dic 18, 2007.

Nadie ha calificado esta entrada.
¡Califícala ahora!
Resultados: 0 puntos • Promedio: 0.000

Acerca de Aether Ver perfil completo

  • Miembro desde: hace 1 años
  • De: Mexico
  • Última vez visto: hace 6 meses